Return to site

Relación entre ausencia de sueño y desarrollo de Alzheimer

La falta de sueño profundo puede establecer el escenario para la enfermedad de Alzheimer

Hay una creciente evidencia que la falta de sueño puede dejar el cerebro vulnerable a la enfermedad de Alzheimer. "Los cambios en los hábitos de sueño pueden estar preparando el terreno" para la demencia, dice Jeffrey Iliff, un científico del cerebro de la Oregon Health & Science University en Portland.

El cerebro parece depurar las toxinas ligadas a la enfermedad de Alzheimer durante el sueño, señala Dr. Iliff . Al menos entre los animales de investigación quienes no tienen un sueño profundo detectado porque no mantiene su ojos cerrados suficientemente, esas toxinas pueden acumularse y causar daño al cerebro.

Iliff y otros científicos de OHSU están a punto de iniciar un estudio en personas, los cuales debieran aclarar la relación entre problemas del sueño y la enfermedad de Alzheimer en los seres humanos. Desde hace décadas ha quedado claro que existe algún tipo de enlace. Los trastornos del sueño son muy comunes entre las personas con enfermedad de Alzheimer.

Durante mucho tiempo, los investigadores pensaron que esto ocurría simplemente porque la enfermedad estaba "tomando los centros del cerebro responsables de la regulación del sueño," dice Iliff. Sin embargo, dos descubrimientos recientes han sugerido que la relación puede ser más compleja.

El primer hallazgo surgió en 2009, cuando los investigadores de la Universidad de Washington en St. Louis demostraron que las placas amiloides asociados con la enfermedad de Alzheimer se desarrollan más rápidamente en el cerebro de ratones con falta de sueño.

Luego, en 2013, cuando Iliff era miembro de un equipo, descubrió cómo la falta de sueño podría estar acelerando el desarrollo de esas placas de Alzheimer: Un proceso de limpieza notable tiene lugar en el cerebro durante el sueño profundo, al menos en animales.

Lo que sucede, dice Iliff, es que "el líquido cefaloraquideo, que normalmente está en la parte exterior del cerebro - es un fluido limpio, claro - comienza a recircular a través del cerebro y a lo largo de los vasos linfáticos". Este proceso y circuíto conocido como sistema glinfático, permite al cerebro eliminar las toxinas, incluyendo aquellas que forman placas de Alzheimer, dice Iliff.

"Eso sugiere al menos, una forma posible como la interrupción en el sueño puede predisponer a la enfermedad de Alzheimer", señala. Sin embargo, para conocer con mayor certeza, los investigadores tendrán que estudiar este proceso de limpieza en las personas.

Iliff estudió el sistema glinfático en ratones vivos, observando el proceso a través de una ventana creada en el cráneo. El sistema también implica un poderoso láser y un microscopio state-of the art.

Con las personas, "tenemos que encontrar una manera de ver el mismo tipo de función, pero de una manera razonablemente no invasiva y segura", dice. La solución puede ser una de las máquinas de resonancia magnética más poderosos del mundo, que se encuentra en OHSU.

La unidad de RMN es tan sensible, que debe ser capaz de detectar los cambios que indican con precisión cuando el sistema glinfático se enciende en el cerebro de una persona, dice Bill Rooney, que dirige el Centro de Investigación de Imagen Avanzada de la Universidad.

Cuando las personas entran en el sueño profundo y comienza la eliminación de toxinas, no debería haber un cambio particular en la señal procedente de ciertas moléculas de sal. Eso indicaría que el líquido ha comenzado a moverse libremente a través del cerebro.

En los cerebros jóvenes y sanos, la señal debe ser "robusta", dice Rooney, lo que indica que el sistema de eliminación de toxinas está funcionando bien. En los cerebros de personas mayores, y quienes son propensos a desarrollar la enfermedad de Alzheimer, la señal debe ser más débil.

Rooney y Iliff han recibido fondos de la Fundación Paul G. Allen para poner a prueba su hipótesis. Tienen la esperanza de comenzar a escanear los cerebros de los participantes dentro de un año.

Uno de los retos, sin embargo, será encontrar gente capaz de conciliar el sueño en el túnel de la pequeña y ruidosa de la máquina de resonancia magnética.

"Es una cosa difícil porque es un pequeño espacio", dice Rooney. "Pero lo haremos lo más comodo posible para la gente y sólo tendremos que hacer seguimiento a medida que avanzan a través de las etapas naturales de sueño."

Si Rooney y Iliff están en lo cierto, el experimento refuerza en gran medida el argumento de que la falta de sueño puede conducir a la enfermedad de Alzheimer. También podría proporcionar una manera de identificar a las personas cuya salud está en riesgo debido a que no están realizando un sueño profundo en forma suficiente y que podría abrir el camino a nuevos tratamientos.

fuente: http://goo.gl/f6bsPC

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly